“Las empresas resilientes son aquellas que se doblan como un junco, pero logran mantenerse en pie. En definitiva, son aquellas que aguantan lo que no está escrito, y esas, en nuestro sector de la distribución de recambios, son la mayoría”, asegura en un artículo el director general de Isi Condal, Juan Ramón Cervantes.

“Los datos son ciertamente demoledores, con una caída de la actividad de más del 90%, pero debemos seguir manteniendo la ilusión y el orgullo en este colectivo”, añade.

“Para salir de esta crisis hay que protegerse de todas las maneras posibles (moratorias fiscales, ERTEs, créditos, etc), pero con esto sólo no bastará, habrá que introducir cambios importantes en las empresas. Aquellas que sean capaces de reflexionar sobre el modelo de negocio sobre el que están construidas, y ver en esta crisis una experiencia transformadora, saldrán muy fortalecidas”.

“Pero ¿cómo llevar a cabo esta adaptación?” En opinión de Juan Ramón Cervantes, sobre estos tres pilares fundamentales:

  • Incorporando o potenciando los canales de venta online B2B.
  • Optimizando los procesos internos, tanto en la logística del almacén como en tareas administrativas.
  • Analizando los datos de la empresa con herramientas modernas que ayuden en la toma de decisiones.

Según el director general de Isi Condal, “los expertos analistas del sector de la automoción afirman que el impacto de esta crisis será menor en el Aftermarket IAM y que, cuando se reactive la movilidad, nuestra recuperación será más rápida como consecuencia del envejecimiento del parque circulante, de un mayor uso del coche privado por temor al transporte público, por las reparaciones, inspecciones y mantenimientos retrasados, etc., pero, por si acaso, más vale que por nuestra cuenta hagamos nuestros deberes”.