La conocida como 'Gigafactory' de Tesla, con el apoyo de Panasonic, ya ha comenzado la producción masiva de baterías de ion-litio, que inicialmente alimentará productos como el Powerwall 2, Powerpack 2 y el Modelo 3. Con sede en la Electric Avenue de Sparks (Nevada, Estados Unidos), la planta final equivaldrá a la de 107 campos de fútbol americano y generará al menos 35 gigavatios hora en baterías cada año, recoge un artículo de ElEconomista.es.

El fundador de Tesla, Elon Musk, busca con su intensa producción de baterías reforzar en suelo estadounidense una industria que hasta ahora ha estado dominada por China, Japón y Corea del Sur. Más de 2.900 personas trabajan ya en la fábrica de unos 455.224 metros cuadrados, según las cifras proyectadas por la compañía, aunque Tesla y Panasonic planean sumar este año otros 4.000 puestos de trabajo, donde se incluyen empleos temporales de construcción.

Con una inversión de unos 5.000 millones de dólares (4.760 millones de euros), la 'Gigafactory' duplicará la capacidad de producción mundial de este tipo de baterías cuando alcance su pleno rendimiento, algo que debería materializarse entre 2018 y 2020. Para entonces, esta megafábrica, de la que sólo se ha construido hasta la fecha un 30%, contará con 6.500 empleados a tiempo completo.

De momento, la producción de baterías para el primer automóvil eléctrico de la compañía para el mercado masivo, el Modelo 3, cuyo coste mínimo se sitúa en los 35.000 dólares (3.300 millones de euros), se iniciará en el segundo trimestre de 2017.