Bosch estima que, en 2025, se habrán fabricado cerca de 20 millones de vehículos híbridos y eléctricos, al tiempo que considera la electromovilidad como un área de gran importancia en el futuro. Por esta razón, el proveedor de tecnología y servicios va a crear una unidad operativa específicamente destinada a la electromovilidad, que formará parte de la nueva división Powertrain Solutions.

Desde primeros de 2018, esta división incluirá las actividades de electromovilidad de la compañía, así como las actuales divisiones Gasoline Systems y Diesel Systems. Además de ampliar este campo, Bosch trabajará para mejorar aún más la tecnología de los motores de combustión; de hecho, en 2025, además de los 20 millones de híbridos y eléctricos nuevos, unos 85 millones de vehículos nuevos propulsados por motores de gasolina y diésel circularán por las carreteras de todo el mundo.

"Ya sea en tecnología diésel, de gasolina o en electromovilidad, Bosch es el principal socio en ingeniería y tecnología de los fabricantes de automóviles. Nos encontramos estratégicamente bien preparados para el cambio hacia la conducción eléctrica", asegura Rolf Bulander, presidente del área empresarial Bosch Mobility Solutions y miembro del Consejo de Administración de Robert Bosch. “Como todavía no está claro qué propulsor o qué combinación de los diferentes sistemas dominarán el mercado, estamos adoptando un enfoque dual y continuamos ampliando nuestra experiencia y conocimientos, tanto en electromovilidad, como en motores de combustión”, añade.

Powertrain Solutions se enfocará en tres segmentos principales: turismos y camiones con motores de combustión e híbridos, y vehículos eléctricos. La división reunirá a aproximadamente 88.000 empleados en más de 60 localizaciones en 25 países de todo el mundo. En la actualidad, los empleados pertenecientes a las divisiones Gasoline Systems y Diesel Systems ya están trabajando conjuntamente, colaboración que se intensificará en la nueva división a partir de 2018. Los detalles de la futura organización se elaborarán en colaboración con los representantes de los trabajadores.

En la búsqueda por lograr un avance en el campo de la electromovilidad, Bosch invierte anualmente 400 millones de euros, la mayor parte de los cuales se destinan a la investigación y desarrollo de baterías. Cabe destacar que la compañía ya ha logrado más de 30 pedidos relacionados con la electromovilidad de fabricantes de automóviles internacionales.