Michelin acaba de presentar sus resultados financieros correspondientes al pasado ejercicio 2016 en el que registró un crecimiento del 2,1% en el total de las ventas netas, que alcanzaron una cifra de 20.907 millones de euros. El grupo consiguió unos beneficios operativos antes de elementos no recurrentes de 2.692 millones de euros, que supone el 12,9% de las ventas netas, en alza de 235 millones de euros a tipos de cambio constantes. El efecto precio-mix/materias primas obtuvo un resultado positivo de 159 millones de euros.

Las cifras del Grupo Michelin también arrojan una fuerte generación de 'cash flow' libre de 1.024 millones de euros, una mejora de 128 millones de euros del 'cash flow' libre estructural hasta 961 millones de euros.

Durante 2016 también se procedió a la finalización del programa de compra de acciones de 750 millones de euros en 2015 y 2016. También se produjo una anulación del 1,8% de capital en 2016, que corresponde a 301 millones de euros. Por su parte, la proposición de un dividendo de 3,25 euros por acción supone una tasa de distribución del 36,5%, que refleja el compromiso del Grupo hacia sus accionistas y que se someterá a la aprobación de la Asamblea General de Accionistas del próximo 19 de mayo.

En cuanto a las perspectivas para 2017, los mercados de neumáticos deberían estar en línea con las tendencias observadas a finales de 2016, en particular con el relanzamiento de las ventas de neumáticos para las compañías mineras. El año estará también marcado por el alza de las materias primas (cuyo impacto está estimado actualmente en unos -900 millones de euros) a la que Michelin responderá con el pilotaje ágil de sus precios para asegurar márgenes unitarios constantes en las actividades no indexadas. En esta situación, los objetivos de Michelin para 2017 son el crecimiento en volumen en línea con la evolución mundial de los mercados, un resultado operativo superior o igual al de 2016, y generación de 'cash flow' estructural superior a 900 millones de euros.