Las ventas consolidadas de Continental durante el tercer trimestre ascendieron a 10.300 millones de euros (11.100 millones de euros en el tercer trimestre de 2019). Así, las ventas descendieron un 2,7%, mientras que en el segundo trimestre de 2020 la caída alcanzó un 40%. El resultado operativo ajustado (EBIT ajustado) se elevó a 832 millones de euros entre julio y septiembre (612 millones tercer trimestre 2019), correspondiente a un margen EBIT ajustado del 8,1% (5,6% tercer trimestre 2019).

El desarrollo del mercado en el tercer trimestre fue mejor de lo esperado, particularmente en China con unas ventas de 6,3 millones de neumáticos (+10,7%) y en América del Norte, con 4,0 millones de unidades (+0,5%). En Europa, el dato se situó en 4,2 millones de neumáticos, lo que supuso una disminución del 8%, destacando la caída significativa del 16,1% en Alemania (0,9 millones).

Por áreas de negocio del grupo, las ventas en Automotive Technologies ascendieron a 4.100 millones de euros (4.700 millones tercer trimestre 2019) y el margen EBIT ajustado fue del 2,4% (5% tercer trimestre 2019). El crecimiento orgánico de las ventas llegó al -6,4%.

El área de neumáticos logró unas ventas por valor de 4.300 millones de euros (4.600 millones tercer trimestre 2019 ) y un margen de EBIT ajustado del 15% (11,8% tercer trimestre 2019). El crecimiento orgánico de las ventas llegó al -1,4%.

En cuanto al área de negocio de ContiTech, las medidas estructurales que se han llevado a cabo desde 2018 están teniendo el efecto previsto, con un margen de EBIT ajustado del 10,6% en el tercer trimestre de 2020 (7,5% tercer trimestre 2019). Además, logró el corredor objetivo de margen de dos dígitos.

En el sector del grupo Powertrain Technologies, las ventas ascendieron a 1.900 millones de euros (1.900 millones tercer trimestre 2019) y el margen de EBIT ajustado fue del 5,8% (-6,5% tercer trimestre 2019). El crecimiento orgánico de las ventas llegó al 2,4%.

Según Elmar Degenhart, CEO de Continental, “lo hicimos notablemente bien en el tercer trimestre desde un punto de vista operativo. Las medidas que tomamos tan pronto como estalló la pandemia han sido plenamente efectivas. Nuestra mayor agilidad y nuestra disciplinada gestión de costes nos hacen más competitivos en todo el mundo. En un entorno de mercado tan complicado, estamos demostrando un desempeño más que satisfactorio que nos da motivos para mirar al futuro con optimismo, pero con cierto grado de cautela. Confiamos en que, para el año en su conjunto, lograremos un flujo de caja libre positivo antes de adquisiciones y efectos de separación. Sin embargo, estos datos no deberían engañarnos haciéndonos pensar que los mercados automotrices mundiales se recuperarán rápidamente. Todavía se encuentran en medio de una transformación tecnológica fundamental y, con el número de casos de coronavirus en aumento una vez más, los mercados siguen siendo impredecibles. La situación crítica general confirma claramente que se necesita una acción decidida y flexible para salvaguardar nuestra competitividad y viabilidad”.