La amplia colaboración del fabricante de aceites alemán Liqui Moly con algunos de los socios de Autodistribution International (ADI) ha llevado a la firma de un acuerdo de colaboración con toda la asociación, lo que implica un aumento sustancial de las expectativas de ventas para ambas partes.

Con un total de 24 socios, ADI desarrolla sus actividades en 39 países. Su eje principal es Europa, con fuerte presencia en España y Portugal, pero ADI cuenta también con representaciones en el Norte de África, Turquía, Israel y Asia Central. En la actualidad, las ventas de Liqui Moly a los socios de ADI se elevan a decenas de millones, cifra que debería crecer más allá del doble de aquí a 2020.

“No se trata aquí tan solo de ganar dinero, sino también de servir de apoyo a los talleres independientes”, en palabras de Salvatore Coniglio, en representación del director de exportación de Liqui Moly, la única marca de aceite entre los proveedores oficiales de ADI.

Ambas partes salen beneficiadas de la colaboración, según los firmantes. Los talleres lo harán de un mayor surtido de la mano de sólo un proveedor, mientras que Liqui Moly saldrá ganando con la capacidad distribuidora y la logística de los socios de ADI. Según Salvatore Coniglio, “la colaboración con ADI marca un hito histórico para el futuro de nuestra empresa”.