La Agencia Española de Consumo indica que el sector de los talleres es el quinto que más quejas recibe cada año en España, subraya Loctite en un interesante post que les adjuntamos íntegro.

Por esa razón es necesario actuar con espíritu crítico y analizar nuestro taller para ver en qué se suele fallar y qué medidas se deberían tomar para que los clientes queden satisfechos.

Las principales quejas de los clientes son la desconfianza, los precios, la ausencia de hoja de servicio, las piezas de segunda mano y los tiempos de entrega.