Después de doce diferentes pruebas y una distancia recorrida de más de 2.900 kilómetros, los diez primeros vehículos del Rally Dakar 2017 en atravesar la línea de llegada, en la categoría de coches, habían optado por utilizar componentes de la línea de transmisión de GKN.

Peugeot, ganador del Rally por tercera vez, optó por un buggy, vehículos que utilizan sólo tracción trasera, lo que ofrece un máximo recorrido de la amortiguación y reduce el peso del vehículo considerablemente. Las transmisiones han sido diseñadas por GKN: juntas deslizantes en el lado cambio y juntas fijas en el lado de la rueda, que pesan muy poco y permiten ángulos de giro extremos. Estas juntas también tienen la ventaja de funcionar sin calentarse en exceso, además de llevar una grasa especial desarrollada por GKN que también ayuda a reducir el calor.

Terminando en 7º y 10º lugar, encontramos a Mini, que optó por tracción a las cuatro ruedas. Los requisitos de diseño para los vehículos de tracción a las cuatro ruedas y el corto recorrido de la amortiguación hacen que las juntas GKN VL-RF sean la mejor elección. Para compensar la desventaja de peso relacionada con el concepto 4x4, este tipo de juntas están optimizadas en peso y colocadas en transmisiones centrales GKN, fabricadas en acero fundido, mediante un proceso especial. Este diseño asegura una resistencia óptima combinada con un bajo peso, lo que sumado a la utilización de barras parcial o totalmente huecas, hacen la transmisión aún más ligera.

Llegando en 4ª, 5ª y 9ª posición tenemos a Toyota, quien diseñó su pick-ups Hilux de manera similar a Mini. Por lo tanto, también eligió las ya testadas juntas deslizantes de GKN en el lado cambio las cuales fueron adaptadas a los diferentes requerimientos del Hilux.