Existen dos métodos para el montaje del retén, según recoge Ajusa en su último informe técnico.

- Montaje del retén sin extraer la carcasa metálica del bloque de cilindros:

  1. Extraer el retén a sustituir y limpiar el alojamiento del mismo, evitando siempre golpear y/o rayar las superficies rectificadas que vamos a sellar.
  2. Lubricar el labio del retén, con aceite o grasa. Esta recomendación es válida para todos los retenes a excepción de los fabricados con PTFE.
  3. Mediante un útil, acoplar el retén hasta que su superficie quede totalmente nivelada con el borde de la carcasa metálica. Cuidar siempre que el labio del retén entre en su posición correcta sin dañarse ni perder el muelle, es importante recordar que en este proceso perdemos la visibilidad de la parte interior del retén.

- Montaje del retén extrayendo la carcasa metálica del bloque de cilindros:

  1. Extraer el retén a sustituir y limpiar el alojamiento del mismo, evitando siempre golpear y/o rayar las superficies rectificadas que vamos a sellar. Limpiar de igual modo la carcasa portaretén de suciedad y restos de formador de juntas así como el frontal del bloque de motor.
  2. Montar el retén en su carcasa metálica, utilizando el útil anteriormente comentado y gracias al cual conseguimos que la superficie del retén quede totalmente nivelada con el borde de la carcasa metálica.
  3. Aplicar formador de juntas (Ajusil) en un cordón uniforme y de un espesor entre 2 y 3 mm, por toda la ranura que presenta la carcasa metálica.
  4. Lubricar el labio del retén con aceite o grasa.
  5. Antes de que el formador de juntas (Ajusil) aplicado empiece a reticular, debemos montar la carcasa con su retén correspondiente en el bloque de cilindros, (evitar golpear el conjunto), poniendo especial atención en que no se deteriore el labio del retén ni pierda el muelle interno.
  6. Aplicar un par de 8Nm a todos los tornillos siguiendo un orden en cruz