La planta de SEAT Componentes se ha adjudicado la nueva caja de cambios MQ281 del Grupo Volkswagen, una pieza que producirá la planta de El Prat de Llobregat para todo el mundo. Por primera vez, una marca automovilística ha instalado cámaras subjetivas en las distintas fases del proceso para mostrar, a través de un vídeo acelerado de 60 segundos, qué hay detrás de su fabricación.

Cada 27 segundos sale una nueva unidad de la planta de SEAT Componentes, que se sitúa en el número 1 en tiempo de fabricación de cajas manuales de cinco velocidades dentro del Grupo Volkswagen, en concreto, un total de una hora y 41 minutos. SEAT Componentes ha fabricado más de 13,5 millones de cajas de cambios del modelo MQ200, unidades que se utilizan para 29 modelos de coches del Grupo Volkswagen y se exportan a todo el mundo. En 2016 se fabricaron un total de 661.277 unidades, una cifra que se prevé aumentar ligeramente este año.

Para la fabricación de las piezas es necesaria la fundición de 15.000 toneladas de aluminio al año, cantidad empleada para 220 aviones comerciales. En forma de lingotes, se introducen en hornos a casi 700º C de temperatura para convertirlos en líquido. Varias máquinas inyectoras solidifican el aluminio líquido en una pieza en bruto en 20 segundos.

Cada caja se compone de 174 piezas. Para ello, en SEAT Componentes se llegan a fabricar más de 18 millones de piezas de fabricación interna al año, entre ellas los ejes, engranajes y piezas de sincronización. Además, más de 500 máquinas y robots intervienen en el proceso de fabricación de una caja de cambios.

Las piezas de fabricación interna son sometidas a un tratamiento térmico para garantizar su durabilidad, pudiendo estar hasta 14 horas a 900º C de temperatura. Este proceso permite multiplicar por 5.000 la durabilidad de una caja de cambios, estimada en 250.000 kilómetros de media. Durante su vida útil, se cambia de marcha una media de 500.000 veces.

En la planta de SEAT Componentes se recicla el 95% del aluminio utilizado, así como buena parte de los aceites y otros consumibles empleados en el proceso de fabricación.