El fabricante de coches eléctricos de lujo Tesla ha dado una vuelta de tuerca al modelo de distribución y venta de vehículos, pues ahora se propone la venta directa gracias a un "concesionario pop-up" móvil que se monta y desmonta.

 

La idea es visitar zonas de vacaciones veraniegas para ir allí donde están los posibles clientes. Su primera parada fue hace unos días, coincidiendo con el Memorial Day, un fin de semana festivo en Estados Unidos, en Santa Bárbara, en el estado de California.

El container ha sido diseñado por la propia Tesla y empezó recorriendo Europa hace unos meses. De hecho, en el Viejo Continente ya hay tres de estos "concesionarios" circulando y vendiendo coches. La novedad es que la marca, con sede en California, ha decidido aplicar este mismo sistema en Estados Unidos.

Esta tienda móvil viaja a bordo de dos camiones y tiene el mismo aspecto que las típicas oficinas de venta en una promoción de pisos.