Esta decisión de Toyota sigue la tendencia natural del mercado, en el que las ventas de vehículos diésel de la marca han caído en más de un 40% en los últimos cinco años en España, tomando como referencia los datos desde el año 2013. En el mismo periodo, las ventas de híbridos eléctricos se han incrementado en un 418%.

La compañía está inmersa en una transformación de la oferta de vehículos que incluye la gradual introducción en el mercado de vehículos eléctricos, híbridos eléctricos enchufables, así como la llegada del Toyota Mirai, el vehículo de pila de combustible, que ya se está comercializando en algunos países europeos, y una ampliación de la oferta de modelos híbridos eléctricos.

En los últimos cinco años, Toyota ha conseguido reducir en un 16% las emisiones de CO2 de los vehículos nuevos vendidos en España

Desde que en el año 2000 se pusiera a la venta la primera generación de Toyota Prius, ya se han vendido más de 200.000 híbridos eléctricos Toyota y Lexus en el mercado español. En la actualidad, ocho de cada diez vehículos entregados por Toyota España son híbridos eléctricos, representando el 71% de las ventas totales de Toyota y el 100% en el caso de Lexus.

La compañía emprendió, a finales de 2015, el Desafío Medioambiental Toyota 2050, que consta de un conjunto de seis objetivos a alcanzar en los 35 próximos años para contribuir a la sostenibilidad del planeta. El primero de los retos fijados es conseguir que en el año 2050 los nuevos modelos emitan un 90% menos de CO2 que los que estaban a la venta en 2010.