Los componentes principales del sistema de transmisión de un vehículo son la caja de cambios de velocidades, el embrague, el árbol de transmisión, el grupo cónico-diferencial y los palieres o semiejes.

En plena fase de cambio, los fabricantes del sector trabajan día a día en el desarrollo de nuevos sistemas, combinando las transmisiones tradicionales con las más actuales. Entre los tipos de transmisión más empleados en coches SUV e híbridos se encuentran la tracción a las cuatro ruedas, la tracción trasera, la tracción delantera, la tracción 4x4 conectable, el híbrido en serie, el híbrido en paralelo y el híbrido serie-paralelo o reparto de potencia.

Las medidas de mantenimiento esenciales del sistema de transmisión son supervisar el estado de los palieres, comprobar el nivel del aceite del cambio y grupos, y renovarlo siguiendo las instrucciones que marca el fabricante, y verificar el recorrido, sonido y vibración del embrague.

El artículo completo sobre “Transmisiones de coches SUV e híbridos” de Loctite se puede leer pinchando AQUÍ.