El climatizador (75%), el frenado de emergencia (35%), los sensores de aparcamiento (34%) y el control de velocidad de crucero (32%) son los cuatro elementos extras más valorados por los compradores, según se desprende del “Estudio del proceso de compra de un vehículo y servicio posventa 2018” realizado por coches.net. Además, el orden y la importancia de estos elementos de equipamiento es la misma tanto en vehículo nuevo como en vehículo de ocasión.

En el otro extremo de la lista, los extras menos valorados son el asistente de conducción personal virtual (9%), conducción autónoma en atascos (10%), el reconocimiento y aviso de señales de tráfico (11%) y el wi-fi (11%).

Cada vez los vehículos vienen más equipados, sobre todo en el caso de los coches nuevos, que incorporan significativamente más extras: la media de elementos extras que tiene un vehículo nuevo ha pasado de 5,5 en 2017 a 7,3 en 2018. De hecho, del estudio se extrae que el número de elementos extra de los que dispone hoy día un coche supera la relevancia que el usuario les da.

Navegador, cámara trasera, reconocimiento de señales de tráfico o sistemas para proyectar el móvil en el equipo multimedia del coche, por ejemplo, son extras que tienen muchos coches nuevos pero que, sin embargo, el comprador no valora tan significativamente como otros.

En el caso del VO, la media de extras también ha subido, pero en menor medida: si en 2017 ésta era 3, en 2018 ha subido medio punto situándose en 3,5.

Para el responsable de Marketing Institucional de coches.net, Marcel Blanes, “a la hora de tomar la decisión de comprarse un coche, si bien es cierto que los extras de equipamiento de que dispone el vehículo no deciden la compra final, sí cobran una especial relevancia. También es cierto que las diferencias entre compradores de vehículos nuevos y vehículos de ocasión en este aspecto son mínimas ya que buscan lo mismo: las máximas prestaciones posibles, sobre todo en seguridad”.