Que el cambio de marchas se atasque ocurre con frecuencia en vehículos con cierta edad, motivado por el desgaste en la caja de cambios. Como alternativa a la reparación, Liqui Moly cuenta con el Aditivo para aceite del cambio, un suplemento para el aceite para caja de cambios, que frecuentemente acaba con los problemas de las cajas manuales.

Es tan simple como añadir este aditivo al aceite para caja de cambios, reduciendo la fricción y mejorando el cambio de marchas. Contiene el lubricante sólido MoS2, que se encarga de nivelar las irregularidades de las superficies metálicas y reducir así el desgaste. Además, se reduce la carga térmica en la caja de cambios porque no contiene ningún componente que tenga efectos químicamente corrosivos que pudieran atacar a los delicados metales no ferrosos de la caja de cambios. Por esta razón, y gracias a sus características anti-desgaste, se puede aplicar, a pesar de todo, en automóviles clásicos y también en vehículos nuevos que disponen de cajas de cambios sincronizadas.

“Aditivo para aceite de cambio no es una poción mágica que hace desaparecer los grandes defectos mecánicos, pero en gran cantidad de casos puede solucionar el problema, o reducir los síntomas o frenar en buena medida el avance de los defectos”, destacan desde el especialista alemán, que hace hincapié en su fácil y económica aplicación como la mayor de las ventajas. “Con ello se puede evitar llevar a cabo una laboriosa y costosa diagnosis, sin correr riesgo alguno; también se puede aplicar el aditivo de manera preventiva. O bien el problema se soluciona y se acaban las preocupaciones. O en caso de que persista el problema, no se ha perdido nada prácticamente, ya que el tiempo y los costes son mínimos”.

Con ello no sólo sale beneficiado el propietario del vehículo, también el taller que ofrece este servicio sale bien parado, según Liqui Moly. “Por un lado, puede generar ventas con clientes que se hubieran quedado muy sorprendidos ante los enormes costes de una reparación. Y, por otro, el taller destaca por su competencia técnica al ofrecer una alternativa económica. La lealtad de la clientela se reforzará y la reputación del taller saldrá ganando”.