El Blog Ruta 401 de Loctite habla en un nuevo artículo de algunas acciones para las que sería interesante usar el desengrasante en el taller. Antes de llevar a cabo cualquier reparación en una superficie es necesario desengrasarla para conseguir una buena adherencia al producto y un buen resultado.

La recomendación del blog es usar Loctite SF 7063, un desengrasante para usar antes de cualquier aplicación de un adhesivo o sellador sobre cualquier tipo de superficie. Tiene una base solvente que no deja residuos y elimina la mayoría de grasas, aceites, lubricantes y líquidos de corte.

Por su parte, Loctite SF 7840 es un desengrasante más concentrado que puedes diluir con agua, utilizándose, sobre todo, para limpiar motores, piezas fundidas, válvulas, cojinetes y maquinaria. Su principal ventaja es ser capaz de eliminar grasa, lubricantes, aceites, alquitrán, sales, cera, moho e incluso hollín depositado.

Para mantener el taller limpio, Loctite destaca el desengrasante alcalino Bonderite C-AK T7205, con PH neutro y para cualquier tipo de suelo. Se puede usar manualmente o con una máquina barredora.