Para Mann+Hummel ha llegado la nueva era de la filtración, por lo que ha adaptado su experiencia de más de 80 años en filtración en automoción para buscar soluciones que garanticen la calidad del aire en los espacios cerrados. El Grupo ha desarrollado unos purificadores de aire de alto rendimiento, móviles y fijos, que incorporan filtros HEPA H14 (probados individualmente según la norma ISO 29463 y EN 1822) y que son capaces de filtrar de forma fiable más del 99,995% de los virus, bacterias y microorganismos del aire.

Los modelos OurAir TK 850, OurAir SQ 2500 y SQ 500 tienen un diseño moderno y, gracias al medio de ePTFE, funcionan con un alto rendimiento y niveles de ruido especialmente bajos. Esto permite filtrar casi por completo las partículas de virus infecciosos como el SARS-CoV-2, que pueden adherirse a los aerosoles. “Hemos sometido a los filtros a pruebas individuales para garantizar el máximo nivel de seguridad y ofrecer la misma pureza en la aportación de aire que muchas salas blancas y quirófanos, lo que convierte su entorno interior en un lugar seguro y libre de virus“, añade el equipo de ingenieros encargado del proyecto.

Los purificadores de aire Mann+Hummel, ya en uso en varios países de Europa y desde ahora también en España, crean un aire casi completamente libre de virus en los espacios cerrados. Los tres dispositivos están pensados para satisfacer las necesidades de diferentes tamaños de salas y aplicaciones, renovando el aire contenido en los espacios cerrados cinco veces por hora, lo que permite reducir rápidamente la concentración de aerosoles en las habitaciones en una cantidad significativa y mantenerla en un nivel bajo constante.

Según la Agencia de Protección del Medio Ambiente de Estados Unidos, la concentración de partículas en los espacios interiores puede ser hasta cinco veces superior a la del exterior

Además de asegurar un aire limpio, estos purificadores de aire son eficientes energéticamente y garantizan un bajo nivel de ruido. El elevado consumo de energía que se produce sobre todo en la época de invierno o verano con una ventilación frecuente y, por tanto, una refrigeración constante de la habitación, puede reducirse al mínimo con los purificadores de aire. La tecnología también ayuda a proteger contra las infecciones causadas por resfriados, virus de la gripe y esporas de moho. Además, los dispositivos filtran los alérgenos libres del aire y también ayudan a combatir las alergias en la temporada de polen.

“Nuestros purificadores de aire son una medida complementaria a las normas de higiene y distancia existentes y un componente importante para reanudar rápidamente nuestra vida cotidiana habitual. Estamos orgullosos de que nuestras tecnologías puedan ayudar a las escuelas, hospitales, hostelerías, lugares deportivos, supermercados y otras instituciones que necesitan volver a la normalidad y recuperarse lo antes posible”, explican desde la compañía, para concluir que “los purificadores de aire son una inversión sensata a largo plazo, porque no sólo filtran el virus del SARS-CoV-2, sino también los virus de la gripe y el resfriado y los alérgenos libres. De este modo, pueden contribuir de forma decisiva a reducir el absentismo por enfermedad o alergia en el futuro”.