“Al final y desgraciadamente ha ocurrido algo que desde Adeabur se venía advirtiendo. Los ilegales son un foco de peligros para la ciudadanía, además de minar la variabilidad de empresas y puestos de trabajo legales y cumplidores de la ley”, indican desde la asociación burgalesa, tras la deflagración e incendio en un taller ilegal en el centro de Burgos, lo que provocó quemaduras a un hombre y molestias respiratorias a un niño.

Esta actividad clandestina fue denunciada por Adeabur el pasado 27 de julio y resultó objeto de actuación hace tan solo unos días por parte del Seprona y por la Inspección de Trabajo a instancias de la asociación empresarial burgalesa. “Días después tenemos un incendio, dos heridos y el riesgo de que varias viviendas podrían haber ardido en una calle estrecha y con dificultades para la extinción”, señalan desde Adeabur, miembro de Conepa.

La entidad ha contactado con la Guardia Civil y está ya cursando una solicitud de entrevista con el Ayuntamiento de Burgos para proponer a sus responsables trabajar de forma coordinada y más intensa contra los talleres ilegales.

Como viene siendo público desde hace tres años, es un objetivo “permanente y prioritario” en Adeabur “la persecución y denuncia de actividades al margen de la legalidad, en defensa de la seguridad vial, de los derechos económicos de los ciudadanos y como garantía de la transparencia y libre competencia en el mercado de los servicios del automóvil”.

Cabe destacar que Adeabur tiene previsto realizar similares gestiones en otros ayuntamientos importantes. Desde la asociación burgalesa y todas las patronales implicadas en esta luch