El fabricante japonés Bridgestone, a través de su filial Brisa Bridgestone Sabanci, alcanzó un acuerdo para la adquisición de un terreno en Turquía, en el que se instalará una nueva fábrica tras la inversión de 28.000 millones de yenes (212 millones de euros al cambio actual) en todo el proyecto.

La multinacional asiática explicó que este nuevo centro en Turquía está previsto que inicie su actividad industrial en enero de 2018. Estará destinado a la fabricación de neumáticos radiales para vehículos de turismo.

La previsión de Bridgestone es que esta nueva instalación productiva tenga una capacidad de fabricación de 13.000 neumáticos diarios, una vez que esté trabajando a pleno rendimiento, lo que se estima que tendrá lugar en la segunda mitad de 2022.

La corporación japonesa subrayó que este proyecto en Turquía está en línea con el crecimiento económico que está experimentando el país, así como la demanda de neumáticos en dicho mercado.