El fabricante japonés de neumáticos Bridgestone alcanzó un beneficio neto de 202.053 millones de yenes (1.443 millones de euros) durante el pasado año, lo que supone un aumento del 17,7% en comparación con las cifras de 2012.

En este sentido, el volumen de ingresos de la multinacional asiática en 2013 se situó en 3,56 billones de yenes (25.485 millones de euros), lo que representa una progresión del 17,4% respecto a los datos del ejercicio precedente.

Bridgestone contabilizó un beneficio operativo de 438.131 millones de yenes (3.129 millones de euros) entre enero y diciembre del pasado año, un 53,2% más que el resultado operativo que la firma contabilizó en 2012.

Las previsiones para el presente año se sitúan en 285.000 millones de yenes (2.035 millones de euros), es decir, una subida del 41%.

La firma tiene el objetivo, a su vez, de lograr una cifra de negocio de 3,8 billones de yenes (27.142 millones de euros) en 2014, un 6% más, mientras que su estimación de beneficio operativo es de 460.000 millones de yenes (3.285 millones de euros), con un crecimiento del 5%.