Pirelli ha elegido la isla de Cerdeña (Italia) para poner en marcha su programa de pruebas con los nuevos neumáticos del Campeonato del Mundo de Rallies (WRC), que suministrará exclusivamente a partir de la próxima temporada. El primer día de ensayos, el 14 de julio, se dedica al desarrollo de las cubiertas Scorpion de tierra, mientras que el programa del día 15 se centrará en las P Zero de asfalto.

Los tests se llevan a cabo con un Citroën C3 WRC con una decoración específica y pilotado por el noruego Andreas Mikkelsen, que confiará la navegación a su compatriota Anders Jaeger. El ex oficial de Volkswagen, Citroën y Hyundai se ocupará del desarrollo de la nueva generación de cubiertas Pirelli Scorpion para tierra y los P Zero de asfalto, suministro único para el WRC entre 2021 y 2024.

La pandemia derivada de la Covid-19 ha interrumpido unos meses el programa de pruebas inicialmente previsto, pero Pirelli mantiene el compromiso de entregar a tiempo las gomas de la próxima temporada, que arrancará en Montecarlo el 18 de enero de 2021.

La supervisión del programa de test corre a cargo del responsable de la división de rally de Pirelli, Terenzio Testoni, que lidera a un equipo de técnicos de campo en Cerdeña, apoyado por un segundo grupo que opera desde el centro de investigación y desarrollo de Pirelli en Milán.

pirelli WRC test 2

El objetivo de la firma de la P lunga para estos primeros tests será establecer una base de trabajo y evaluar cómo afecta el incremento de prestaciones y carga aerodinámica de los modelos de WRC de última generación al desgaste de los neumáticos, sus prestaciones y su degradación. A estos factores se unirá el calor en la zona, superior a los 30º C en estas fechas.

“Estos detalles son muy importantes, especialmente en los tramos de tierra, superficie en la que se celebran el 80% de los rallies del mundial”, apunta Testoni. “Por fortuna, los tramos que estamos utilizando -muchos de ellos parte del itinerario del Rally de Italia- son de los más duros del mundo”. La elección de antiguas especiales del WRC es deliberada, a fin de tomar referencias para cuando el programa regrese en este mismo escenario más adelante.

“Debemos trabajar de forma metódica para medir nuestro progreso”, añade el respondable. “Partimos con un neumático base probado y fiable, y desde aquí incorporaremos una serie de prototipos con el objetivo de aumentar las prestaciones y la durabilidad. A diferencia de los procesos dedicados a nuevas gomas de circuito, en los rallies las condiciones de la superficie cambian constantemente. Por este motivo regresaremos a estos mismos tramos para comprobar si los cambios que realizamos en los prototipos mejoran sus prestaciones”.

El equipo de pruebas de Pirelli espera cubrir unos 200 kilómetros por jornada, con lo que se superará el recorrido previsto por etapa en un evento del WRC. Al acabar los dos días de ensayos en Cerdeña, los ingenieros de Pirelli recopilarán y evaluarán los datos antes de retomar el programa en agosto.