Conepa ha llevado a cabo en las últimas semanas una nueva campaña informativa de contenido técnico para llamar la atención de los profesionales de la reparación y el mantenimiento sobre el montaje de lámparas LED en el mercado de reposición. Mediante circulares transmitidas a los talleres asociados a través de sus asociaciones miembro, se incide en que los vehículos comercializados en la UE están sujetos a homologación, no pudiéndose alterar las características iniciales de fabricación del vehículo sin realizar la correspondiente reforma.

Por tanto, si el vehículo viene equipado de serie con faros LED no habrá ningún problema para sustituir la lámpara en caso de que fuera necesario. Sin embargo, si originalmente dispone de faros convencionales, no se podrán sustituir las bombillas convencionales por lámparas LED por razones legales. No es suficiente que la bombilla LED esté homologada, también tendrá que estarlo el faro y la instalación de esa bombilla en ese faro, así como la instalación de ese faro en el vehículo.

El Área Técnica de Conepa recuerda que el problema es similar al que presentan los Kits Xenón que se comercializan para su montaje sobre faros convencionales, por lo que puede haber problemas en el paso por la ITV, ya que constituye un defecto grave. Además, llevar este tipo de iluminación sin legalizar conlleva una sanción por la Policía o Guardia Civil de 200 euros.

Los vehículos modernos equipados con red de comunicación Can-Bus o similar avisan al conductor cuando se funde una bombilla mediante la medición del consumo eléctrico de cada lámpara. Si se sustituye una lámpara original por otra con menor consumo, el vehículo informará de un fallo en el sistema de alumbrado. Para evitar este problema, la Federación explica que algunos fabricantes de lámparas colocan una resistencia en la propia bombilla para igualar el consumo de las lámparas originales, lo que conlleva la pérdida del ahorro energético.

A pesar de que la instalación de lámparas LED en la parte trasera son más discretas y pasan más desapercibidas por producir menos deslumbramientos, también son susceptibles de ocasionar sanciones y problemas legales. Sin embargo, el montaje de lámparas de LED en el interior del vehículo no supone ningún problema legal al no estar sujetas a esta normativa.

Conepa recomienda informar bien a los clientes que soliciten este tipo de operaciones y advertirles que, si no se cumple la normativa, no sólo tendrán problemas en el paso por la ITV, sino que podrán ser sancionados por la autoridad competente en materia de tráfico.