Todos los neumáticos requieren energía para fabricarse, pero hay mucho que se puede hacer para minimizar el consumo, además de reducir la producción de CO2 en el proceso. El compromiso de Goodyear para reducir su uso de energía es un camino largo, pero está logrando resultados gracias a una mayor eficiencia. El año 2019 finalizó con una reducción de su uso de energía de un 18% en comparación con la línea de base de 2010. A nivel EMEA, esa reducción se situó en un 26%. El objetivo de la compañía es reducir el uso de energía en todo el mundo en un 25% para 2023.

Goodyear reduce el consumo de energía al vigilar de cerca el su uso en todas las plantas para garantizar que cada instalación sea lo más eficiente posible. En las instalaciones de Fürstenwalde en Alemania, se utilizan productos de iluminación LED, mezcladores eficientes y reparación de fugas para ahorrar energía. Además, la energía renovable juega un papel fundamental en los esfuerzos de Goodyear para ser más sostenible, con dos centrales fotovoltaicas planificadas en Luxemburgo y varias plantas que ya utilizan energía solar e hidroeléctrica.

Igualmente, los esfuerzos de Goodyear para reducir el consumo de energía han llevado a una reducción del 19% en las emisiones globales de gases de efecto invernadero desde 2010, mientras que en la región EMEA ya se han reducido en un 24%. El objetivo mundial de la empresa es una reducción del 25% para 2023. En términos de otros tipos de residuos, Goodyear estableció en 2006 una expectativa de cero residuos vertidos en sus plantas de neumáticos y químicos, y, desde entonces, ha mejorado sus esfuerzos cada año. El año pasado comenzó a medir sus residuos por tipo y método de eliminación.

Por otro lado, y si bien la producción de neumáticos en general no usa mucha agua, los esfuerzos de Goodyear para reducir el uso se enfocan en lugares de alto estrés hídrico donde el agua es un recurso más valioso. Para ello, realiza un seguimiento de sus datos de uso y extracción de agua en 43 instalaciones. En 2019, el uso global de agua se redujo en un 15% con respecto a la línea base de 2010 y, actualmente, Goodyear está elaborando nuevos objetivos para continuar reduciendo su consumo en los próximos cinco años. EMEA es el área líder en la reducción del uso de agua, habiendo reducido el consumo un 33% desde 2010.