El acto de entrega de premios tuvo lugar en el Hotel Intercontinental de Madrid, y fue presentado por Miguel Ángel Uriondo, jefe de Economía y Empresas de El Español y Daniel Salas, director de tecnología de El Español, Omicrono y El Androide Libre. Jorge Cajal, director de Marketing de Continental fue el encargado de recoger el premio por parte de Continental.

Esta es la segunda edición de unos premios que reconocen los proyectos más interesantes e importantes de España en el ámbito de la innovación y el emprendimiento digital. En esta  edición, la compañía alemana ha sido galardonada en la categoría de “Tecnología Emergente con los sistemas ContiSense y ContiAdapt, dos soluciones tecnológicas que optimizan la monitorización continua del estado del neumático y la adaptación de su rendimiento a las condiciones de la carretera, un elemento clave para la seguridad.

ContiSense se basa en el desarrollo de compuestos de caucho conductores de electricidad que permiten enviar señales eléctricas desde un sensor en el neumático a un receptor en el automóvil. Los sensores de caucho monitorizan continuamente la profundidad y la temperatura de la banda de rodadura. Tanto si los valores medidos son distintos de los límites predefinidos como si algo penetra en la banda de rodadura, el conductor recibe una alerta inmediata. De esta forma, la solución es más rápida que los sistemas utilizados hasta ahora, que solo avisan al conductor cuando la presión de los neumáticos ya ha comenzado a bajar.

Por su parte, la tecnología ContiAdapt combina micro compresores integrados en la rueda para ajustar la presión de los neumáticos con un borde de ancho variable. El sistema puede modificar el tamaño de la huella de contacto que, bajo diferentes condiciones de la carretera, es un factor decisivo para la seguridad y el confort. Por ejemplo, una huella de contacto más pequeña combinada con una alta presión de los neumáticos permite que la resistencia a la rodadura sea reducida y obtengamos una conducción energéticamente eficiente en carreteras sin irregularidades y con asfalto seco. Por el contrario, la combinación de una huella de contacto más grande con una menor presión de los neumáticos proporciona un agarre ideal en carreteras con pavimento deslizante.