Las primeras instalaciones de fabricación de Greenfield en Rusia comenzaron a operar en octubre de 2013, suman un total de 240 millones de euros de inversión y emplean a más de 1.000 empleados. La planta de neumáticos en Kaluga suministra a los fabricantes de automóviles más importantes del mundo, incluidos Volkswagen, Renault, Ford, Nissan, Toyota, productos para equipos originales y también para el mercado de reemplazo ruso. Los neumáticos producidos en la planta también se exportan actualmente a 24 países de Europa, Asia y América del Norte.

El éxito de la planta se debe en gran medida a una contratación hábil de personal y al desarrollo profesional continuo de los empleados. El equipo de la unidad de negocios con base en Kaluga se ha más que duplicado en los últimos 5 años: la fuerza laboral de la planta estaba compuesta por 440 empleados en 2013 e incluye a más de 1.000 miembros de  personal actualmente. Cada año, todos los empleados asisten a hasta 150 capacitaciones y cursos obligatorios tanto en el sitio como en otras plantas de la empresa.

La fábrica ha superado con éxito más de 40 auditorías en total, y los auditores destacaron no solo la calidad superior de los productos, sino también el compromiso y la alta profesionalidad del equipo. Además, la empresa rusa ha sido clasificada como la mejor compañía en calidad de productos entre todas las plantas de neumáticos de Continental en 2017 y aún mantiene su posición de liderazgo.