Hankook lanzará una nueva generación de neumáticos para la próxima temporada 2017 en el DTM, que ofrecen un mayor agarre que la versión anterior y se desgastan más rápido dependiendo del uso que se les dé, lo cual influirá significativamente en los tiempos de vuelta.

Para la nueva temporada, los nuevos Ventus Race, que se encuentran en su cuarta versión para el DTM, ofrecerán un mayor agarre que sus predecesores a pesar conservar las mismas dimensiones (ET: 300/680 R 18, ED: 320/710 R 18), lo cual influirá significativamente en los tiempos de vuelta dependiendo del estilo de conducir de cada piloto.

Hankook, el proveedor exclusivo de neumáticos del DTM, cumple así la petición de los tres fabricantes de vehículos Audi, BMW y Mercedes Benz, así como de ITR e.V., el organizador del DTM, que esperan que los nuevos neumáticos ofrezcan unas competiciones más emocionantes todavía y más maniobras de adelanto. Las pruebas finales ya han demostrado que los tiempos de vuelta pueden aumentar varios segundos conforme avanza el desgaste de la banda de rodadura y dependiendo de la agresividad del estilo de conducir de cada piloto, lo cual promete unas carreras muy emocionantes y exige más destrezas tácticas por parte de los pilotos. Estos cambios sólo afectan a los neumáticos para seco, pues la variante del neumático para lluvia del DTM, el Ventus Race Rain, se mantendrá inalterable la temporada 2017.

Thomas Baltes, el ingeniero de competición responsable del DTM en Hankook, explica: «los nuevos neumáticos lisos para el DTM son un desarrollo completamente nuevo, aunque las medidas son las mismas. Los pilotos e ingenieros que logren circular especialmente bien con los neumáticos para llegar hasta su ventana de temperatura óptima y sin ser demasiado agresivos, gozarán de una ventaja significativa en 2017. El tratamiento de los neumáticos durante la calificación también influirá más que en ocasiones anteriores en el rendimiento durante las siguientes competiciones».

Otro de los cambios en 2017 es la prohibición de calentar previamente los neumáticos lisos; los pilotos deberán circular de forma inteligente, especialmente al principio y durante las primeras vueltas tras una parada en boxes, a fin de conseguir lo antes posible que los neumáticos alcancen la temperatura de circulación.