Las reparaciones de vehículos industriales crecieron un 8% a lo largo de 2016. Ésta es sólo una de las magnitudes que recoge el informe “El Vehículo Industrial, el peso pesado de la posventa”, elaborado por Audatex y presentado durante el I Encuentro de talleres de vehículo industrial, organizado por la patronal de talleres Conepa y celebrado en la edición de Motortec Automechanika Madrid que cerró sus puertas el pasado sábado.

El estudio de Audatex fue explicado durante la jornada por su responsable del Mercado de Posventa, José Luis Gata, quien compartió con los asistentes al acto algunas de las interesantes conclusiones del trabajo. Además de incidir en el mencionado crecimiento en el número de reparaciones de vehículo industrial durante el pasado ejercicio, Gata se mostró optimista con respecto a la evolución de esta magnitud y pronosticó que “esta tendencia positiva se mantendrá en el tiempo al estimarse crecimientos superiores al 5% de aquí a 2020”.

Según Gata, estas buenas expectativas están directamente relacionadas con “la entrada de savia nueva en el parque, ya que el porcentaje de camiones de hasta cinco años ha crecido del 15 al 20% desde 2014. Y seguirá subiendo, ya que a medio plazo tres de cada diez vehículos pesados en España no llegará a los cinco años de antigüedad”, prevé el responsable del Mercado de Posventa de Audatex.

Y es que la participación de Gata en la jornada organizada por Conepa en Motortec sirvió para desterrar algunos mitos que rodean a la posventa en general y a la del vehículo industrial en particular. El primero de ellos es el que reza que a los talleres les interesa un parque envejecido porque los camiones antiguos se reparan más. Nada más lejos de la realidad, puesto que los camiones con menos de cinco años recorren de media 120.000 kilómetros al año, mientras que los que tienen más de 15 apenas llegan a los 20.000 kilómetros al año.

Estas cifras llevaron a Gata a asegurar que “con más camiones jóvenes en las carreteras, los negocios de reparación especialistas tendrán un mayor volumen de trabajo”. El responsable de Audatex llamó la atención de los asistentes a la jornada acerca del hecho de que “la bipolaridad ha llegado al vehículo industrial”, puesto que “no sólo es creciente el número de camiones jóvenes, sino también el de viejos. En concreto, uno de cada cuatro que circula por las carreteras españolas tiene más de 15 años, pero este porcentaje irá subiendo hasta el 34% en 2020”.

Según explica Gata, esta futura estructura del parque de vehículos industriales -con un 30% de camiones de menos de cinco años y un 34% con más de 15 años??" “representa un desafío para los talleres de vehículo industrial”, puesto que, como ya hemos señalado con anterioridad, “mayor antigüedad no significa mayor frecuencia de visita al taller, sino todo lo contrario ya que los camiones más antiguos están mucho más tiempo parados”.

De hecho, el informe “El Vehículo Industrial, el peso pesado de la posventa” recoge otro interesante dato: “los camiones con más de 15 años de antigüedad apenas representan el 7% de todas las reparaciones de vehículo industrial que se hacen en España al año. Y en cambio, los más jóvenes, siendo incluso menos numerosos, hacen prácticamente el 40% de las operaciones”. El estudio elaborado por Audatex revela que en España existe un parque de vehículos industriales que supera los 550.000 camiones pesados, que, en conjunto, tienen un potencial de facturación en lo que a posventa se refiere de 2.700 millones de euros.

Por su parte, José Manuel García Conde, gerente adjunto de Cesvimap, explicó durante la jornada que esa supervivencia de los talleres de vehículo industrial se conseguirá únicamente a través de la “optimización de los procesos productivos, con equipos humanos capacitados, polivalentes y motivados, una formación adecuada de los profesionales y el manejo de la información técnica más actualizada posible”.

En el transcurso de su intervención en el encuentro organizado por Conepa, García Conde incidió en la idea de “controlar los tiempos de trabajo de los profesionales de la reparación para que el total de horas facturadas sea mayor que el de horas productivas”.

El responsable de Cesvimap explicó a los asistentes a la jornada que “el truco” para conseguir que un taller de vehículo industrial sea rentable pasa por lograr facturar más horas de las que realmente se trabajan. “Con una eficiencia del 105% se puede sacar un beneficio por operario y año de más de 25.000 euros, frente a una eficiencia del 80%”, afirmó García Conde.