Los automovilistas europeos podrán en mayo por primera vez adquirir un neumático de verano homologado para usar en invierno. Gracias a la combinación de tecnologías para cubiertas de verano y de invierno, el nuevo Michelin CrossClimate proporciona unos niveles de seguridad adecuados para todas las condiciones meteorológicas, durante todo el año.

 

El Michelin CrossClimate es un neumático verdaderamente innovador, pues es capaz de adaptarse a las diferentes condiciones meteorológicas. De hecho, es el único neumático que combina las ventajas de los neumáticos de verano y de invierno:

- Frena en distancias cortas en seco.
- Obtiene la máxima clasificación de 'A' en frenado en mojado en la etiqueta europea.
- Está homologado para el uso en invierno, identificado por la certificación 3PMSF (3 Peaks Mountain Snow Flake, pictograma de una montaña de 3 picos con un copo de nieve, situado en el flanco del neumático), incluyendo países donde es obligatorio por ley equipar neumáticos de invierno.

El nuevo CrossClimate suma a sus prestaciones aquellas distintivas de los neumáticos Michelin: duración, eficiencia energética y placer de conducción. Señalar que este modelo se añadirá a las actuales gamas de neumáticos de verano e invierno de la firma francesa.