En estos días de frío y temporales surgen dudas como si se deben cambiar los neumáticos de verano por unos de invierno, si es más recomendable elegir unos neumáticos 'all season' o 'para todas las estaciones' o en qué situaciones es más conveniente optar por neumáticos de invierno, de verano o 'all season'. Desde Confortauto Hankook Masters quieren ayudar a los conductores a tomar la mejor decisión.

Neumáticos de invierno

El frío y las nevadas que ha dejado la Borrasca "Filomena" estos últimos días en España ha puesto de manifiesto que la mayoría de conductores no está preparado para situaciones extremas. Casi siempre por desconocimiento, se suele pensar que las cubiertas de invierno son solo aptas para circular sobre nieve, pero ésta es una idea equivocada ya que es la temperatura y no las condiciones meteorológicas la que marca cuándo hay que montar neumáticos de invierno. Cuando la temperatura está por debajo de 7° C, es momento de cambiar a los neumáticos de invierno. Es por debajo de esta temperatura cuando los neumáticos convencionales dejan de ser efectivos y los de invierno alcanzan su máxima eficacia.

El motivo es porque el caucho del neumático se endurece con el frío y reduce la capacidad de adherencia, especialmente en suelo mojado con lo que también aumenta la distancia de frenado. Estos neumáticos tienen un dibujo de perfil agresivo, más recortado y profundo, con un mayor número de aristas y laminillas. Este perfil facilita la evacuación del agua y un agarre más eficaz, ayudándole a apartar el aguanieve y facilitándole la penetración en la nieve para obtener una mayor tracción. Están fabricados con un componente de caucho especial más blando y flexible que le ayuda a mantener sus prestaciones inalterables con temperaturas bajas, proporcionando un mayor control sobre el vehículo.

En España, a diferencia de otros países como Alemania o Suiza, no existe obligatoriedad de llevar este tipo de neumáticos pero es recomendable hacerlo en los meses más fríos del año o si nos vamos a desplazar a lugares donde las temperaturas son más bajas. Los neumáticos de invierno vienen con el marcaje M+S para barro y nieve (Mud and Snow en inglés). Además de este signo, se puede observar también un pictograma con una montaña de tres picos y un copo de nieve (3PMSF, acrónimo de Three Peak Mountain Snow Flake en inglés) que informa que al equipar este tipo de neumáticos no estaríamos obligados a usar cadenas. Los neumáticos de invierno son mucho más prácticos y eficaces que las cadenas de nieve por varios motivos, ya que no son tan ruidosos ni pierden tracción, no hay que ponerlas y quitarlas según haya o no nieve, y pueden funcionar a velocidades inviables para las cadenas.

Neumáticos de verano

Diseñados para funcionar correctamente a partir de 7º C, los neumáticos de verano son los más demandados en nuestro país por el clima suave y cálido que tenemos la mayor parte del año. Los compuestos de caucho con los que están fabricados ofrecen una maniobrabilidad y una tracción óptimas sobre carreteras secas y mojadas, además cuentan con un dibujo especial que garantiza un buen nivel de agarre y estabilidad en curvas. Externamente y a simple vista, podemos distinguir los neumáticos de verano por su estructura de perfil gruesa y cerrada y por sus acanaladuras horizontales, que facilitan una efectiva evacuación del agua en situaciones de tormenta, pudiendo afrontar con seguridad situaciones de aquaplaning. La resistencia a la rodadura también es menor en las ruedas específicas indicadas para el verano, lo que influye directamente en el consumo y en el nivel de ruido.

Otra ventaja es que los neumáticos de verano son más duraderos que los modelos convencionales. Están fabricados con un compuesto de caucho más duro, que ofrece una mayor adherencia y control para adaptarse a temperaturas más altas. Con la subida de grados los neumáticos sufren mucho. Un neumático de verano tiene su menor desgaste a 25º C, pero se desgasta un 15% más que los neumáticos de invierno por debajo de 10º C. Además del calor generado por la rodadura en sí hay que sumar la temperatura abrasadora del asfalto.

Neumáticos all season

Son adecuados para lluvia y temperaturas frías ocasionales y también ofrecen un alto rendimiento en los meses de calor. Su compuesto de caucho es específico y, a diferencia de los neumáticos de verano, cuyo caucho se endurece en exceso con el frío, en los all seasons se busca una goma más blanda. Los neumáticos all season están pensados para cualquier conductor que utilice su vehículo en zonas en las que las temperaturas están por encima de los 30º C, en verano, y que en invierno descienden por debajo de los 10º C. Su comportamiento es idóneo para responder a las principales necesidades que surgen en regiones con inviernos más suaves, como es el caso de España.También para aquellas en las que, de tanto en cuanto, pueda sorprender la nieve. Para ello, cuentan con un dibujo específico desarrollado para facilitar la evacuación del agua. También con una serie de pequeñas laminillas que permiten una mayor adherencia en superficies heladas o cubiertas de nieve dura.

La gran ventaja de los neumáticos all season es que evitan que los conductores tengan dos juegos de neumáticos para adecuarse a las condiciones climatológicas, pero con el mismo resultado práctico que obtendrían si los tuvieran. Evitan, de este modo, no solo la compra de dos juegos de neumáticos, sino también las labores de montaje y desmontaje y la búsqueda de un lugar adecuado donde almacenar los neumáticos de verano en invierno, y los de invierno, en verano. Además, al igual que los neumáticos de invierno, los all seasons están homologados para circular sin cadenas en aquellos tramos de carretera en los que se impone este elemento.