Tiresur se ha posicionado en el segundo puesto del ranking de distribuidores de neumáticos independientes (no vinculados a fabricantes), con 103,6 millones de euros de facturación en 2014, tras crecer una media del 30% en los años de crisis.

 

Antonio Mañas, su presidente, explica el secreto para correr a esta velocidad. "Estamos muy especializados en productos de calidad a un precio razonable y ya tenemos mucho conocimiento del sector, lo que nos hace muy fuertes. Por otro lado, en estos años ha habido una limpieza del mercado y muchos competidores han terminado cerrando".

En la actualidad, la compañía posee cinco almacenes en la península Ibérica (Granada, La Coruña, Madrid, Barcelona y Lisboa), con capacidad para mover 20.000 neumáticos al día (cinco millones al año), otros tres en Brasil y una oficina comercial en Panamá, desde donde atiende a todo el mercado de Centroamérica y a parte de Sudamérica.

El proyecto inminente de Tiresur es trasladarse desde el almacén alquilado que ocupa en Madrid (4.000 m2) a un nuevo centro logístico en Getafe que casi triplicará la superficie (11.000 m2). "La idea es mecanizarlo y tenerlo como almacén regulador para dar cobertura desde Madrid al resto de almacenes satélites".

La inversión en este proyecto rondará los cinco millones de euros. De la misma forma, otro plan inmediato para crecer más en el mercado internacional es abrir una delegación en Marruecos, pues África es otro de sus grandes mercados.