El desplome de las ventas de automóviles en Brasil ha dejado tan maltratada la industria que decenas de miles de trabajadores están siendo despedidos o forzados a tomar licencias obligatorias. Recordemos, en este sentido que este sector representa una cuarta parte del Producto Interior Bruto del país brasileño.

 

Al menos 6.000 trabajadores de las fábricas de automóviles han sido despedidos desde enero, lamentan las autoridades, mientras otros 20.000 han sido reubicados.

Por otra parte, la asociación de concesionarios de automóviles Fenabrave señaló que 250 de los 8.000 concesionarios del país han ido a la quiebra este año, con una pérdida de 12.000 puestos de trabajo.

Detrás de esta grave crisis, se encuentra "la incertidumbre que rodea la economía estancada del país, el acceso reducido al crédito y la caída de la confianza del consumidor", expuso Rodrigo Baggi, analista de la industria automovilística para la Consultora Tendencias de Sao Paulo.

La Asociación Nacional de Fabricantes de Vehículos Automotores (Anfavea) calcula que la producción bajará a 2,6 millones de unidades en 2015, un 18% menos que el año pasado, debido a la caída de la demanda, argumentó el presidente de la cámara Luiz Moan.