El 15% de las piezas que se comercializan en México como originales son piratas, lo que genera pérdidas por 18.750 millones de pesos al año, señaló el diputado Leobardo Alcalá Padilla. Indicó seguidamente que las piezas que abundan en el mercado ilegal son filtros, baterías, pastillas de frenos, frenos de tambor y partes electromecánicas.

"A pesar de las implicaciones negativas, su consumo persiste. La situación ha llegado al grado de que los mecánicos recomienden su compra, ya que el precio es menor y han desarrollado la habilidad para instalarlas", apuntó.

De hecho, una encuesta de la Acción Empresarial para detener la falsificación y la piratería desvela que el 5% de los mexicanos consumen piezas pirata. Asimismo, al 43% le es indiferente comprar originales o copiadas, y para el 15% las piezas que se encuentran en el mercado son falsas.

Debido a la crisis económica, confesó Alcalá Padilla, el incremento de la piratería se elevó en un 20%, afectando diferentes industrias, incluida la posventa automoción, con unas pérdidas globales de más de 950.000 millones de pesos anuales.

La piratería, expresó el legislador priista, es un fenómeno que afecta el crecimiento económico, ya que limita el desarrollo de sectores estratégicos, condiciona la creación de empleos, ocasiona el cierre de pequeñas y medianas empresas, genera un aumento en la competencia desleal, incrementa la economía informal y disminuye la calidad de los productos.

En palabras de Alcalá Padilla, es necesario que la Procuraduría General de la República (PGR) y el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI) intensifiquen sus acciones para combatir la piratería y el contrabando de piezas.

"El Gobierno debe intensificar las acciones tendientes a combatir la piratería y dar a conocer a la sociedad los riesgos que trae aparejado el consumo de productos falsos, pues ello afecta la economía del país", concluyó el dirigente.