En enero se vendieron 132.944 turismos y todo terrenos de ocasión, lo que supuso un aumento del 18,49% sobre el mismo mes de 2016. La Asociación Nacional de Comerciantes de Vehículos (Ancove) muestra su satisfacción por un "buen arranque del año", aunque recuerda "la fuerte volatilidad mensual en el mercado de segunda mano". El mes anterior, el de diciembre de 2016, las ventas mostraron debilidad al crecer sólo el 1,69%, aunque el pasado año aumentaron un 8,15% de media.

Las previsiones que maneja Ancove para 2017 son unas ventas de usados de 1,87 millones de turismos y todo caminos, con un aumento del 6%. Sin embargo, el fuerte crecimiento de enero se sustenta en el tirón de los vehículos más antiguos, de más de diez años, que sumaron el 56,5% del total de las compras (75.130 vehículos) y crecieron por encima de la media, un 20,36%.

Como en meses anteriores, el mercado muestra una fuerte dualidad entre los coches más viejos y los más jóvenes, los de menos de cinco años, que demuestran su pujanza. En enero, acumularon el 27% de las ventas (35.923 turismos y todo caminos) y crecen un 34% respecto a enero del pasado año. Por su parte, los intermedios, de cinco a diez años, siguen reduciendo su peso, apenas el 16,5% del total del mercado (21.891 unidades), y un descenso del 4,6% en términos interanuales.

El peso de los vehículos más viejos facilita la presencia de las transferencias entre particulares, el 47,7% del total, que gana más de un punto porcentual sobre la media del pasado año, cuando estas ventas no profesionales sumaron el 46,5%.

Ancove reitera que las transferencias registradas en la DGT “entre particulares” esconden, en la mayoría de los casos, la actividad de pseudoprofesionales que se dedican a la compraventa de las unidades más viejas del mercado. Un negocio que está fuera de la ley y supone un aumento del riesgo de los propietarios y pasajeros de esos vehículos, pero también de otros usuarios de las vías públicas, pues no han pasado una revisión mínima para la venta, carecen de las garantías legales que sí tienen los coches vendidos en los comercios y, en muchas ocasiones, no tienen la ITV al día.

“En Ancove estamos esperanzados con el buen arranque del año y confiamos en que esta tendencia se mantenga a lo largo del año; no obstante, nos preocupa que la falta de un plan PIVE para la compra de vehículos nuevos esté induciendo a muchos particulares a vender sus coches a compraventas callejeros”, señala Elías Iglesias, presidente de Ancove, para añadir que “estos vehículos, especialmente los que sobrepasan los 14-15 años de antigüedad, deberían ir al desguace, o al menos, pasar una revisión previa que asegure su viablilidad para continuar en las carreteras y calles españolas”.

El envejecimiento del parque está aumentando y no se invertirá si no se hace algo para impedir que estos coches continúen circulando. En palabras de Iglesias, “recientemente he expuesto esta preocupación al nuevo responsable de la DGT, Gregorio Serrano, al que en nombre de Ancove he solicitado un sistema de control de los vendedores ilegales que perpetúan la presencia de los coches viejos en las carreteras sin un mínimo control”.

Ancove quiere resaltar que una parte importante de los particulares optan por encauzar la venta de sus coches a través de los comerciantes profesionales. A pesar de que el total de las transferencias registradas en la DGT como “entre particulares” (que encubren a falsos profesionales) supusieron el 47,7% en enero, el 64,8% (86.142 unidades) eran propiedad de particulares. Los coches que pertenecían a empresas ocupan el segundo lugar, 21.517 y un 16,2% del total del mercado de los turismos y todo caminos usados, y las unidades de las alquiladores coparon el tercer puesto, con 14.190 vehículos y un 10,7% del mercado.