Bosch mostrará sus soluciones para la movilidad conectada y la tecnología de sensores en el Mobile World Congress 2017 (MWC 2017) de Barcelona, entre el 27 de febrero y el 2 de marzo. Entre otras novedades, la compañía presentará un “concept car” que muestra cómo, en el futuro, los diferentes ámbitos de la vida estarán interconectados más allá del vehículo en sí mismo.

También se ampliará la comunicación personalizada entre el coche y su conductor. El Bosch Forward ShowCar incorpora una amplia gama de tecnologías innovadoras como la “Driver Monitoring Camera” (Cámara de Monitorización del Conductor), que hace posible el reconocimiento facial y la personalización desde el mismo instante en que el conductor se sube al vehículo. Por ejemplo, el coche ajusta la altura del volante, los espejos retrovisores, la temperatura interior y la emisora de radio, según las preferencias personales del conductor.

El “concept car” incorpora, asimismo, el primer control gestual con retroalimentación háptica, que utiliza sensores de ultrasonidos para detectar si la mano del conductor está en el lugar correcto. Gracias a la pantalla táctil con retroalimentación háptica, los botones que aparecen en la pantalla se “sienten” como si fueran botones reales. Los conductores pueden centrar su vista en la conducción, mejorando así la seguridad. Por su parte, el Mirror Cam System es una solución basada en una videocámara que sustituye a los dos retrovisores exteriores. Los sensores de vídeo se pueden integrar en el interior del vehículo y las imágenes se muestran en los displays situados cerca de los pilares A, en los laterales del vehículo.

Por otro lado, el acceso al automóvil sin llave es otro ejemplo de personalización. En este sentido, Bosch ha desarrollado “Perfectly Keyless”, un sistema de acceso a vehículos centrado en el usuario, que ofrece al conductor la posibilidad de abrir y arrancar el coche, de forma pasiva, utilizando su smartphone como si fuera una llave digital. Con la clave digital cifrada en el teléfono, el vehículo se puede desbloquear y arrancar sin ninguna interacción. Al acercarse al vehículo, el sistema identificará automáticamente la llave secreta en el smartphone del conductor y realizará una medición de la distancia. Dentro de un rango específico (a dos metros del coche) se permitirá el acceso.

Bosch también trabaja en la integración de servicios inteligentes en el vehículo. Por ejemplo, con el "Community-based parking" (Aparcamiento Comunitario), el coche, gracias a sus sensores de a bordo, se está convirtiendo en un localizador de plazas libres de aparcamiento. Mientras se conduce por la ciudad, el coche detecta los huecos libres existentes entre los coches estacionados y los datos recopilados se transmiten a un callejero digital. Los algoritmos de alto rendimiento de Bosch evalúan la verosimilitud de los datos y realizan previsiones sobre la situación del aparcamiento. Un servicio basado en la nube utiliza estos datos para crear un mapa de aparcamiento en tiempo real, reduciendo el tráfico y ahorrando al conductor una gran cantidad de tiempo, dinero y estrés al buscar una plaza libre de estacionamiento.

Por su parte, la nueva “alerta por circular en dirección errónea” de Bosch, basada en la nube, alerta al conductor y a los usuarios de la vía, unos segundos antes y con una mayor precisión, para detectar a conductores suicidas. El algoritmo compara si el vehículo se está aproximando a una entrada o salida de autopista y el movimiento actual del vehículo respecto a la dirección permitida de la vía. Si los dos bloques de información no coinciden, se alerta al conductor que circula erróneamente. Al mismo tiempo, se lanza una alarma a los conductores de vehículos que se aproximan. La función se basa en el envío a la‘nube de informes regulares y anónimos sobre la posición de cada vehículo en las entradas de las autopistas.