La norma ECE R90, aplicada originalmente a las pastillas y las zapatas de freno, ha sido modificada y la nueva versión R90-02 especifica, a partir de noviembre de 2016, la obligación de homologación también para los discos y tambores de freno destinados a repuestos para los vehículos de nueva matriculación. Como fabricante de discos de freno, Brembo ha contribuido de manera destacada a redactar el nuevo reglamento, participando activamente en el grupo de trabajo dentro de la Comisión Económica para Europa y las Naciones Unidas.

El reglamento se propone garantizar que los discos y los tambores utilizados como repuesto proporcionen prestaciones equivalentes a las del producto original que van a sustituir, en cuanto a funcionalidad, seguridad y eficiencia. Todos los productos homologados se reconocerán mediante el código de homologación expedido por el organismo certificador y que estará marcado en el producto (junto con otras informaciones que permiten efectuar su seguimiento), e impreso en la etiqueta de la caja.

Desde Brembo han acogido favorablemente la introducción del nuevo reglamento que, según la compañía, “cubre un hueco legislativo sobre un elemento importante de la seguridad activa del automóvil y que establece un estándar único reconocido en todos los países”. Bajo este enfoque, ya han sido homologados no sólo los componentes utilizados en los vehículos de nueva matriculación, sino toda la gama de discos y tambores Brembo, formada por más de 2.200 artículos, cubriendo el 97% de los vehículos que circulan en Europa.

Con el trabajo efectuado por el Departamento de I D de Brembo, el 95% de los productos que figuran en el catálogo han sido testados y homologados, tanto los que pertenecen a la línea de discos equivalentes al original, como de los que forman parte de las líneas más deportivas, como la de discos “rayados” Brembo Max, además de la nueva gama de discos perforados Brembo Xtra.

Con su experiencia en el diseño y fabricación de sistemas de freno para Primer Equipo y para Aftermarket, Brembo siempre ha ofrecido una gama de productos con características técnicas equivalentes, o superiores a las originales, que respetan, y hasta superan, los requisitos establecidos por la nueva normativa. Desde hace 15 años, la compañía certifica los altos estándares de sus discos de freno con la homologación ABE, expedida por la Autoridad Federal Alemana para el Transporte en Carretera, adelantándose a la que ahora se ha vuelto una exigencia del propio mercado para tutelar mejor a los automovilistas.