Después de hablar sobre los aceites ATF empleados en los sistemas de transmisión automática, el Blog Ruta 401 muestra ahora dos maneras de realizar un cambio de aceite ATF.

El primer sistema consiste en vaciar el aceite a través del cárter. Es el más rápido y sencillo, y se logra extraer gran parte del aceite ATF ya usado. Sin embargo, no se logra extraer el 100% y siempre se dejan restos de suciedad e impurezas en el interior de la caja, lo que implica que, al rellenar con aceite nuevo, éste se mezclará con el antiguo y con las partículas e impurezas que quedaron dentro.

El segundo sistema es el que recomiendan desde Ruta 401 y consiste en tener una máquina especial para extracción y llenado de ATF. Este tipo de máquinas se conectan a la caja de cambios mediante unas mangueras que succionan todo el ATF viejo junto con todas las impurezas producidas. Una vez vaciado, introduce el ATF nuevo totalmente limpio a la caja. Se trata de una operación que no se demora demasiado (unos 30 minutos) y que garantiza el correcto cambio del ATF.

Ambos sistemas son sencillos y bastante rápidos, pero la efectividad que se consigue con la máquina de extracción y llenado es mucho mayor, según Loctite. Todas sus ventajas redundan en un mayor cuidado de la transmisión y el aumento de su vida útil.