Delphi Product & Service Solutions exhibirá en Motortec su gama de productos para el mercado de la posventa, desde frenos y dirección, a gestión del motor e inyección de combustible, sin olvidar la diagnosis y las pruebas para vehículos diésel. Su experiencia como proveedor OE se percibe en la calidad de sus productos para el aftermarket, su servicio, la red de reparación diésel y el apoyo a la formación.

En su stand del Pabellón 7, Delphi destacará la reparación de inyectores ZBLN, con un nuevo programa de reparación para los inyectores EUI E3.5 e inyectores inteligentes US10, presentes en vehículos Hyundai (motores L y H) y Paccar US10 (MX13). También se mostrará la solución de pruebas CRi180, un prototipo para la verificación de los inyectores Common Rail, y la solución Cam box Universal HK1400 EUI/EUP, para cualquier taller diésel que quiera aumentar su capacidad respecto a EUI y EUP.

La empresa también dará a conocer la ampliación de gama de térmico, dirección, frenado y productos de Gestión del motor, que incluye la nueva gama de discos pintados, que ofrecen una protección mejorada, mayor rendimiento de frenado y estética; y las nuevas pastillas de freno sin cobre con calidad de Equipo Original, que ofrecen una mejora de la pérdida de efectividad por sobrecalentamiento, consiguiendo más seguridad.

Igualmente, Delphi presentará tres opciones de inyectores: nuevos, remanufacturados o reparados, ahora disponibles para satisfacer el nivel de precio que requieren los clientes, ofreciéndoles todas las versiones desde un mismo proveedor de confianza. Ofreciendo al técnico una gama de posibilidades, Delphi confía en poder ayudar a los propietarios de los vehículos más antiguos a evitar reparaciones no autorizadas que puedan poner en peligro la durabilidad, emisiones, rendimiento y consumo del vehículo.