Dinamarca prohibirá la venta de coches nuevos de gasolina y diesel en 2030 y de híbridos en 2035. Esta iniciativa a largo plazo promueve el uso exclusivo de coches eléctricos puros, con el objetivo de reducir la contaminación y el cambio climático. Así lo confirmó el primer ministro danés, Lars Lokke Rasmussen el pasado martes.

De esta forma, los daneses se suman al grupo de estados que se han comprometido con esta medida medioambiental, como Reino Unido y Francia, que prohibirán el uso de coches de petroleo y diesel en 2040. Además, los alcaldes de Madrid, París, Ciudad de México y Atenas ya han manifestado su intención de prohibir los coches diésel en el centro de sus ciudades para 2025.