Después de conocer los resultados de las matriculaciones del mes de febrero, Faconauto ha expresado su preocupación por la caída en el peso que tiene el canal de particulares, el que atienden directamente los concesionarios, respecto a los otros canales de comercialización.

El mes de febrero se cerró con la matriculación de 97.796 turismos, lo que supone sólo un 0,2% más respecto al mismo mes del pasado año. En concreto, el canal de particulares se quedó en 46.742, una caída del 0,1%, contabilizando sólo el 48% de las ventas.

“Nos preocupa el peso que tiene el canal de particulares, que ha ido perdiendo importancia a favor de los otros dos canales comercializadores. Insistimos que un mercado saneado es el que realiza un 60% de sus operaciones en los concesionarios. Acumular matriculaciones tácticas en el canal de empresas y en el canal de empresas alquiladoras es una forma artificial de mantener el mercado con una especie de respiración asistida”, ha declarado el presidente de Faconauto, Jaume Roura, para quien, de momento, “se puede decir que el mercado que atienden los concesionarios ha tocado techo”.

En este sentido, la falta de un plan de renovación del parque no está haciendo aflorar compradores que, de existir dicho plan, se decidirían a cambiar su viejo coche por otro más eficiente y seguro, lo cual supondría una demanda añadida de, al menos, un 15%.

Según el presidente de la patronal, “marcas y concesionarios tenemos que seguir siendo ambiciosos e imaginativos para atraer compradores a nuestras exposiciones, y no conformarnos con unas cifras planas como las que ha arrojado febrero”.