La Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios (Ganvam) ha sido distinguida con la Placa al Mérito en el Comercio, que otorga el Ministerio de Economía y Competitividad, por su aportación y apoyo a la mejora del sector comercial español, protegiendo e impulsando la distribución de automóviles -venta y posventa-, que emplea a más de 250.000 personas.

De esta forma, Ganvam recibe esta Placa por haber contribuido a reforzar la posición del sector, habiendo sido impulsores de medidas de estímulo como los distintos planes PIVE, aunque también se reconocen las iniciativas orientadas a conseguir una mayor fiabilidad y transparencia en el mercado de vehículos de segunda mano. En este sentido, el contrato de compraventa que hoy se utiliza en el 60% de las compras de usados a profesionales fue gestado por la asociación hace más de una década, siendo declarado oficialmente exento de cláusulas abusivas por el Instituto Nacional de Consumo y las 17 comunidades autónomas.

Asimismo, esta Placa al Mérito en el Comercio tiene en cuenta su labor a la hora de aumentar la eficacia de la gestión de los negocios de distribución de automóviles, fomentando su inmersión en el universo online y en el uso de las nuevas tecnologías, como es el caso del impulso, en colaboración con la Dirección General de Tráfico (DGT), de la matriculación y la transferencia de vehículos vía telemática o la digitalización de la valoración de los coches usados.

Asimismo, con esta distinción, Ganvam ve reconocido implícitamente su esfuerzo como impulsor de la unidad dentro del sector del automóvil, y ante la Mesa de Diálogo, con el objetivo de equilibrar las relaciones comerciales entre proveedores y distribuidores. Según su presidente, Juan Antonio Sánchez Torres, “este reconocimiento nos da más fuerza, si cabe, para seguir trabajando en lo que nos queda por hacer, máxime en un momento en el que con el nuevo Gobierno ya asentado, hay que retomar temas pendientes”.

Entre ellos destaca la erradicación de la venta y reparación ilegal de vehículos en la vía pública a través de una norma de carácter estatal que prohíba el estacionamiento con fines comerciales. También en su agenda de temas está conseguir una revisión de la fiscalidad del automóvil que, en línea con las directrices europeas, grave el uso -adecuando el Impuesto de Circulación a criterios medioambientales- y no la compra -eliminando el Impuesto de Matriculación-. Entre sus objetivos, se encuentra, igualmente, preparar al sector de la distribución para ser un ejemplo de servicios dentro del nuevo modelo de movilidad.