El Grupo Volkswagen renueva su apuesta por Motortec Automechanika Madrid para acercar al taller independiente y al profesional de la reparación PRO Service, su nueva estrategia de venta de Recambios Originales y asistencia a la reparación.

En un stand de 250 metros cuadrados ubicado en el pasillo central del Pabellón 3, la compañía recreará un punto de venta PRO Service, donde los asistentes podrán realizar una visita virtual de 360º y conocer de primera mano el día a día de su actividad, además de su innovador sistema de organización, distribución y venta.

Asimismo, el espacio expositivo contará con un área de realidad virtual en la que los visitantes podrán disfrutar de la experiencia de subirse a un WRC en un trazado vertiginoso, así como participar en un juego interactivo de Recambios Originales del Grupo Volkswagen, consistente en buscar con la mayor rapidez y exactitud posible una pieza entre varios modelos del Grupo.

Durante la feria, PRO Service participará en diferentes acciones para acercar su propuesta de valor al taller independiente y al sector de la reparación, además de presentar la iniciativa #soymecánico. También colaborará con la fundación Comforp en varias iniciativas con los estudiantes de Formación Profesional que visiten el certamen madrileño.

Según Ángel Campo, director de Marketing y Ventas de la división de Posventa de Volkswagen Group España Distribución, “Motortec Automechanika Madrid es el punto de encuentro de numerosos profesionales de la reparación y el lugar propicio para explicar de primera mano la nueva estrategia de venta de recambios originales del Grupo. De profesional a profesional”.

El proyecto contempla la puesta en marcha de 41 puntos de venta de Recambios Originales y asesoramiento en toda la Península. PRO Service garantiza al 100% la identificación de la pieza con el número de bastidor, gracias al sistema de gestión del Grupo Volkswagen, pero también pone a disposición de los talleres independientes más de 850.000 referencias en catálogo. Las entregas se efectúan en un plazo de dos horas (según situación) y con una frecuencia mínima de dos veces al día, a través de rutas definidas que, incluso, pueden satisfacer pedidos de forma inmediata en casos de urgencia.