Aunque siguen siendo las que más se venden en nuestro país, las motorizaciones diésel volvieron a perder terreno en 2016 frente a las de gasolina, con lo que su cuota en el mercado español se sitúa en niveles de 2002, según informa el periódico Eleconomista.es, citando las cifras dadas a conocer por ANFAC, Faconauto y Ganvam.

Los motores diésel supusieron el 56,8% respecto del total en 2016, la cifra más baja desde 2001, cuando se fijó en el 51,8%. La proporción de vehículos diésel frente a los de gasolina ha caído nuevamente en este ejercicio por considerarse más contaminantes y por el empuje que registran las motorizaciones alternativas (híbridas y eléctricas).

De acuerdo a los datos de las asociaciones, en 2016 se matricularon en España 1.147.007 turismos y todoterrenos, un 10,9 % más que en 2015. Del total, el 56,8% está impulsado por motores diésel, el 40,2% de gasolina, mientras que el 3% son híbridos y eléctricos.

Las motorizaciones diésel registraban un 57,3% del total en 2002, frente al 42,7% de gasolina. Según la misma fuente, el mercado diésel empezó con buenos datos en 2016, con una cuota del 61,3%, para ir reduciéndose paulatinamente hasta alcanzar su nivel más bajo en junio, con un 55,2% del total.