En el marco de la operación “Despiezado”, Guardias Civiles, del Grupo de Investigación y Análisis de Tráfico (G.I.A.T) del Sector de Tráfico de Andalucía, han detenido en Sevilla a tres personas, y está investigando a otras cuatro, por robar vehículos y camuflarlos en dos talleres ilegales. Los detenidos están acusados de los delitos de falsedad, robo y receptación de vehículos, según recoge una información de La Vanguardia.

Una vez sustraídos los vehículos, los detenidos buscaban otros de las mismas características con defectos para adquirirlos a bajo precio. En un taller clandestino de chapa y pintura, trasplantaban los números de bastidor de los vehículos adquiridos legalmente en el chasis de los sustraídos. Estos coches legales se destinaban a piezas, mientras que los sustraídos, tras la transformación, iban a parar a la compraventa ilegal, para lo que contaban con la ayuda de una gestoría para el cambio del titular.

La intervención se inició tras la actuación de una Patrulla del Puesto Principal de Los Alcores (Sevilla), que fue alertada por una llamada ciudadana informando de que se estaban desguazando vehículos. Tras esa llamada, se localizó un taller clandestino en Mairena del Alcor (Sevilla) en el que había varios vehículos y piezas de dudosa procedencia.

La investigación ha permitido localizar un vehículo sustraído en proceso de chapa y pintura tras la manipulación del número de bastidor para disimular la alteración realizada. Según la misma fuente, la manipulación realizada sobre los bastidores, efectuada por profesionales, habría permitido a alguno de estos vehículos haber superado incluso la ITV sin ser detectados.