Durante 2016, la industria del automóvil en México, que genera unos 52.000 millones de dólares (42.800 millones de euros) anuales en promedio de divisas, anunció inversiones en cinco nuevas plantas productoras por valor de 7.600 millones de dólares (7.275 millones de euros), alcanzó la fabricación de 3,450 millones de unidades, exportó 2,760 millones de vehículos y alcanzó la venta de 1,6 millones de coches, cifra nunca alcanzada en el mercado interno, informa 20 minutos México.

En los últimos doce meses, México recibió nuevas inversiones para la producción de vehículos Premium para la construcción de la planta de BMW en San Luis Potosí, que iniciará operaciones en 2019 con la fabricación del sedán Serie 3; la planta Compas de Aguascalientes, donde se producirán vehículos Infiniti a partir del año 2017 y Mercedes Benz a partir del 2018; la de San José Chiapa, Puebla, que Audi inauguró el pasado 30 de septiembre; Toyota, en Apaseo el Grande, Guanajuato, colocó la primera piedra de su primera planta de vehículos ligeros en México, para producir el Corolla a partir de 2019; y la coreana Kia Motors inició en mayo pasado la producción de su vehículo Forte en la planta de producción de Pesquería, Nuevo León.

La relevancia de México para la industria mundial del automóvil se traduce en que durante los últimos seis años se han invertido más de 21.000 millones de dólares (20.111 millones de euros) en el inicio de operaciones de nuevas plantas de ensamblaje de vehículos y motores, que se une a la ampliación de la capacidad de producción de las cinco plantas ya instaladas en el país y la atracción de un mayor número de proveedores directos en torno a los nuevos desarrollos. En el país también se fabrican vehículos industriales pesados en once plantas, cuya participación en el Producto Interno Bruto es de alrededor del 5%.

En cuanto al mercado interno, la industria del automóvil ha vendido 1,6 millones de vehículos en el último año, lo que ha supuesto un crecimiento de alrededor de 18,5% respecto a 2015. Por su parte, la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (Amda) estima alcanzar los 1,7 millones de coches vendidos en 2017, lo que significaría un incremento del 6%. De acuerdo con los distribuidores de vehículos nuevos en el país, con 1.972 concesionarios a nivel nacional, persiste el buen ánimo entre los consumidores, por lo que se estima que las ventas sigan al alza.

Las cifras históricas de ventas en 2016 se atribuyen al buen comportamiento de la financiación, que de enero a octubre creció un 26,5% con respecto a 2015. Asimismo, se redujo en un 11,8% la importación de vehículos usados procedentes de Estados Unidos, como resultado de que la Corte Suprema de Justicia revocó la protección con la que contaban los coches importados, que supusieron seis millones de unidades desde octubre de 2015. En este sentido, la industria hace un llamamiento para que continúen las acciones del grupo de trabajo del Gobierno Federal para endurecer las medidas de control y reducir la introducción de vehículos usados de Estados Unidos.

En cuanto a la comercialización de híbridos y eléctricos, entre enero y septiembre de 2016 se vendieron 5.495 vehículos en el mercado mexicano, de los que 5.306 fueron híbridos y 189 eléctricos, según datos de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA). Son siete las marcas que en México comercializan el 81,5% de los vehículos en el país, destacando a Nissan en primera posición, seguido de General Motors, Volkswagen, Toyota, Fiat-Chrysler Automobiles, Ford, Honda, Kia, Mazda y Hyundai.