En los primeros cuatro meses de este año la fabricación de vehículos en España alcanzó 1.008.699 unidades, lo que representa una caída del 3,9% si la comparamos con el mismo periodo del pasado año. Según ANFAC, esta caída se explicaría por una desaceleración del mercado interior respecto al año pasado, a lo que hay que sumar ciertas dificultades en mercados exteriores como Reino Unido, algo que ha agravado la devaluación de su moneda respecto al euro, o Turquía, un destino de importancia. Además, en algunas plantas se han producido altos en la fabricación para adaptar las líneas ante la llegada futuros nuevos modelos.

En concreto, abril ha sido el mes donde más ha notado el descenso en la producción, al fabricarse 203.781 vehículos, un 27,4% menos que en el mismo mes del año pasado. Este fuerte retroceso se explica por un efecto estacional derivado de la festividad de Semana Santa, donde prácticamente todas las factorías españolas redujeron drásticamente su producción y que, en 2016, se celebró en el mes de marzo.

Por tipos de vehículo, los turismos han sido la categoría más producida: 162.390 unidades en el pasado abril y un 27,4% menos que en el mismo mes del pasado año. En los cuatro primeros meses del año se fabricaron 808.220 unidades, lo que supuso una reducción del 3,9% frente a idéntico periodo del pasado año.

Por su parte, los vehículos comerciales e industriales han totalizado casi 39.000 unidades fabricadas en abril, con una caída del 26,6% en ese mes. Entre enero y abril, por su parte, se construyeron 184.020 unidades, con un retroceso del 2,9% frente al primer cuatrimestre del año 2016.

En el lado positivo, destacar el incremento de la fabricación de vehículos todoterreno. Así, entre enero y abril estos vehículos vieron incrementada su producción un 31% hasta llegar a las 16.459 unidades. Sin embargo, en el mes de abril los todoterrenos también obtuvieron cifras negativas, con 2.622 unidades fabricadas y una caída del 38,9% comparada con el mismo mes del pasado año.