Las matriculaciones de vehículos industriales descendieron un 43,8%, en el mes de diciembre, con 775 unidades. Con ello, durante 2012, las cifras se situaron en 14.699 vehículos y una caída del 23,1%.

El vehículo industrial es uno los segmentos más perjudicados por la falta de financiación y la falta de actividad industrial. El descenso de la demanda con un consumo bajo mínimos y el sector de la construcción en horas bajas, han pasado factura al transporte, cuyo nivel de actividad ha descendido de manera brusca. Esto tiene su reflejo directo en las cifras de matriculaciones de vehículos industriales. La baja demanda de este tipo de segmento, también tiene su incidencia directa en la antigüedad del parque. El 50% de los vehículos industriales que circulan por nuestras carreteras superan los diez años, con influencia directa en el medio ambiente y en la seguridad vial.
Por ese motivo los fabricantes han reforzado los equipamientos con tecnologías altamente avanzadas en seguridad y medio ambiente. Esta modernización tiene que llegar al usuario final porque la renovación de la flota de transporte eleva la productividad global. El segmento de autobuses y autocares, sigue con descensos del 67,7% y 60 unidades en el mes de diciembre y con un 38,8% y 1.381 unidades en el acumulado del año, dando paso a los microbuses con un 20% de caída y 16 unidades matriculadas en diciembre. En el global del acumulado enero-diciembre, el descenso es de un 13,4% y 491 unidades. Este segmento está muy vinculado a las flotas de transporte público y privado de las administraciones, en un año que ha estado marcado por la baja renovación de este tipo de vehículos.