Los vehículos mileuristas despidieron el año creciendo a un ritmo del 13%, pero los más jóvenes lo hicieron al 32,6%, según datos del Instituto de Estudios de Automoción (IEA) para Ganvam, que muestran que 2016 consolida un cambio de tendencia hacia una progresiva mejora cualitativa, al centrar el grueso de las operaciones en los modelos más jóvenes.

Además, este tirón de los seminuevos, que prácticamente triplicaron el ritmo de crecimiento a los de mayor antigüedad, ha contribuido a superar las previsiones, de tal forma que si bien el ejercicio cierra por encima del 1,9 millones de unidades vendidas, el incremento es del 12%, cuatro puntos por encima de lo estimado.

Paralelamente, este paso del mercado de VO hacia la madurez se ha visto reforzado por el protagonismo creciente de los concesionarios y compraventas, en un entorno donde todavía el 58,8% de las operaciones se las apuntan los particulares; de hecho, en 2016 aumentaron con fuerza los conductores que evitaron adquirir un usado sin ningún historial ni garantía de mantenimiento, apostando, por el contrario, por los estándares de fiabilidad de un vendedor profesional.

En este sentido, el peso del vendedor profesional aumentó un 22,5% el pasado año, lo que supone quitarle 3,4 puntos porcentuales a la venta entre particulares. Según los datos de Ganvam, los usados favoritos de los compradores del canal profesional fueron los modelos de hasta tres años, que cerraron con un incremento del 33,3%.

En cuanto al perfil del comprador de VO, el particular continúa en el primer puesto en el 85% de los casos, un 8,9% más en 2016, aunque Ganvam muestra que el mercado de usados se alzó el año pasado como la solución de las empresas para renovar las flotas a precios más asequibles. De esta forma, las compras corporativas despidieron el ejercicio con una subida del 41%.