El especialista alemán en aceites y lubricantes Liqui Moly amplía su gama de anticongelantes y líquidos de frenos. "Con ello queremos destacar nuestra aspiración a ser proveedores integrales en el ámbito de la química del automóvil", afirma David Kaiser, director de investigación y desarrollo en Liqui Moly.

La gama de anticongelantes se amplía con cinco nuevos tipos. "De esta manera ya cumplimos con casi cien homologaciones de distintos fabricantes de turismos, camiones y motores", en palabras de David Kaiser. El relanzamiento ha servido también para modificar la configuración: el código de colores hace más fácil aún elegir el tipo adecuado.

"El nombre líquido de protección anticongelante, para laicos, puede no definir en su totalidad su función en la protección de un motor", dice David Kaiser. Esto es porque el producto protege el sistema de refrigeración contra daños provocados por temperaturas negativas, pero no es su única función. Esto asegura también que el líquido refrigerante tiene un punto de ebullición más alto, pero sobre todo protege los componentes contra la corrosión, además de contribuir también a la correcta lubricación de todas las partes móviles del sistema (en particular, el eje de la bomba de agua). "De esta forma, incluso en vehículos que rara vez están sujetos a temperaturas negativas, siempre se debe utilizar un líquido anticongelante apropiado y de calidad en el sistema de refrigeración.”

Liqui Moly ofrece ahora sus líquidos para frenos en más países y sobre todo en envases más grandes, aumentando así las opciones para los clientes.