Liqui Moly, especialista alemán en aceites y aditivos de motor, superó en abril la cifra de ventas récord que estableció en marzo. Sin duda, la marca de 45,1 millones de euros supone el mejor resultado desde la fundación de la empresa de lubricantes hace ya casi 60 años.

La empresa ha conseguido un doblete en cifra de ventas en marzo y abril. En marzo Liqui Moly registró ventas por valor de 42,4 millones de euros, un 14% más que en marzo del pasado año, estableciendo así el mejor resultado de todos los tiempos.

El segundo trimestre empezó de la misma manera que acabó el primero: récord en ventas, pues 45,1 millones de euros que se reflejan en las cuentas de abril. Esta cantidad es un 15% superior a la de abril de 2015.

“No confiamos en un gran esprint final, sino que estamos apretando fuerte desde enero”, explica Ernst Prost, socio director de Liqui Moly, para quien la guerra de precios entre los países productores de petróleo se ha trasladado también a otros niveles.

Algunos fabricantes de aceite y lubricantes ajustan por iniciativa propia los precios a la baja. “Los productos Made in Germany lo tienen más difícil en el mercado”, asegura el dirigente, “pero nosotros respondemos a la guerra de precios con productos de máxima calidad, servicio, resolución técnica de problemas y asesoramiento personal”.