Durante el pasado ejercicio 2016, los ingresos de Brembo alcanzaron los 2.279,1 millones de euros, lo que supuso un 9,9% más respecto al año 2015. Por su parte, el EBITDA creció un 23,3% hasta los 443,7 millones de euros, mientras que el EBIT lo hizo un 30,3% llegando a los 327,5 millones. También el beneficio neto aumentó un 30,8% hasta los 240,6 millones de euros.

En cuanto a las inversiones netas, éstas ascendieron a 260,7 millones de euros y la deuda financiera neta se incrementó en 195,7 millones. Por su parte, la propuesta de distribución obtuvo un dividendo ordinario de 1,00 euros por acción.

En palabras del presidente de la compañía, Alberto Bombassei, “en 2016 el Grupo ha alcanzado un verdadero punto de inflexión en su desarrollo, como puede observarse por los excelentes resultados aprobados por la Junta Directiva y por la importante expansión de nuestra huella industrial. En un solo año, hemos inaugurado, o empezado las operaciones, en nuevas instalaciones de producción, en nuestros principales mercados, con una superficie total de más de 160.000 metros cuadrados. Una vez estas instalaciones sean plenamente operativas se incrementará nuestra capacidad de fundición a más de 300.000 toneladas al año”.

Las cinco plantas que han entrado en funcionamiento o que se están construyendo en Estados Unidos, México, China, Italia y Polonia reúnen, según Bombassei, los más altos estándares tecnológicos, desde el punto de vista de construcción, producción, procesos, logística y sostenibilidad. “La constante innovación en productos y procesos, incluyendo los centros de producción existentes en Italia y en otros países, reflejan completamente las emergentes nuevas oportunidades ofrecidas por la Industria 4.0 con respecto a la digitalización de fases específicas de producción y formación puntera a actuales y nuevos profesionales”.

Por su parte, el vicepresidente ejecutivo, Matteo Tiraboschi, ha señalado que “los más que satisfactorios resultados conseguidos en 2016 son atribuibles transversamente a todos nuestros principales negocios (desde los coches a las motos, desde las carreras a la posventa), que han contribuido al crecimiento de Brembo en sus mercados de referencia y en los mercados emergentes, gracias a un catálogo de productos bien diversificado y en constante evolución”. El responsable destaca que esta expansión industrial a nivel global representa la continuación del proceso de implementación de una estrategia a largo plazo, centrada en la proximidad geográfica a sus clientes, para así asegurar una colaboración efectiva, directa y dinámica.

De entre los principales indicadores de solidez financiera del Grupo, Matteo Tiraboschi subraya “nuestra capacidad de generar flujo de caja, incluso durante un año en que hemos realizado importantes inversiones, y también destacar nuestros considerables márgenes. Los objetivos conseguidos por el Grupo, desde un punto de vista financiero, así como en términos de capitalización, huella geográfica y tamaño operativo, significa que es apropiado y lógico proponer una retirada voluntaria del segmento STAR, en donde la empresa ha crecido de forma exitosa durante muchos años, pero que ya no representa el verdadero ámbito de Brembo. La otra propuesta relacionada hace referencia a la división de acciones, lo que facilitaría el comercio de acciones y aportaría liquidez en el intercambio”.